Searching...
viernes, 7 de diciembre de 2012

Qué es un disco de cocina (disco de arado)


Acerca del disco de arado


En la Argentina, país de larga tradición agrícola-ganadera, no son pocas las personas que se deleitan preparando comidas en un disco de arado. Y es que aquí es relativamente fácil conseguir este elemento, que se adecua a la preparación de todo tipo de platos.
A pesar de que en su origen el disco de arado fue pensado para trabajar la tierra —pues es, en realidad, el disco metálico que rotula el terreno— el ingenio criollo quiso que además de servir para la tarea de preparar la tierra para la siembra, se transformara en una útil herramienta para la cocina.
Para definirlo con sencillez, el disco de arado es una gran sartén de hierro en la que se pueden cocinar carnes, achuras, guisos, pizzas y estofados. Si usted no tiene la posibilidad de conseguir un disco original para adaptarlo por sus propios medios, lo puede comprar ya listo para usar. La mayoría de los discos que se compran "acondicionados" tienen una tapa, dos asas, y patas que sirven como sostén. Además, ya tienen tapado el agujero que, originalmente, tienen los discos en el centro. Al estar construidos en hierro, toman calor rápidamente y tienen la propiedad de ser inmunes al deterioro que produce el contacto directo con el fuego.
El disco de arado ofrece múltiples opciones... se lo puede usar al aire libre, sobre un fuego de carbón o de leña y, si se le sacan las patas, se lo puede apoyar en la hornalla de la cocina o en la misma parrilla.

Curado y mantenimiento del disco de arado


Aquellos que quieran utilizar un disco de arado original, deben tomar la precaución de curarlo antes del primer uso. Para eso, se debe calentar el disco de ambos lados y luego frotarlo con grasa de vaca. Es necesario realizar este proceso varias veces hasta que el disco adopte un color negro uniforme en toda su superficie. Antes de usarlo por primera vez para cocinar, se lo calienta y luego se lo limpia con papel de diario hasta que éste ya no salga manchado con grasa.
Para limpiarlo, se puede utilizar una espátula o una esponja dura con detergente. Es importante que no queden restos de humedad en el disco luego de lavarlo, para evitar cualquier tipo de oxidación del hierro. Tampoco se lo debe dejar a la intemperie.

Fuente: Cocine con disco de arado, Ed. Grupo Imaginador de Ediciones, 2005.


0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Back to top!